"Cuando un naturalista se enamora de la naturaleza, ya nunca tendrá suficiente"

Sir David Attenborough

miércoles, 3 de marzo de 2010

Casiquiare: El río caprichoso


Se trata de un caso único en el planeta: El río Casiquiare. Un canal natural que une las inmensas cuencas del Orinoco y el Amazonas. En cierto punto del Orinoco, aguas abajo de la ciudad venezolana de Esmeraldas, se separa un brazo que alejándose del gran río, se dirige al suroeste, hacia la cuenca del Río Negro, tributario del Amazonas. Habitualmente la dirección del agua es Orinoco-Amazonas, pero cuando este último baja más crecido, el flujo es a la inversa. La explicación hidrogeológica a tan extraño fenómeno viene dada por el escaso desnivel de los territorios por los que circula el Casiquiare - de menos de 3 mm por kilómetro- y por la más que incierta divisoria de aguas entre ambas cuencas, que no es sino una vasta planicie repleta de zonas inundadas.
El canal, de 326 kilómetros - navegables en su mayoría-, conecta las faunas y floras de ambos sistemas fluviales y fue durante siglos un auténtico quebradero de cabeza y fuente de discusión para cartógrafos y geógrafos. El que transcurra por una zona inexplorada y remota para los "hombres civilizados" y cubierta por densas junglas anegadas la mayor parte del año, no hizo sino alimentar el interés sobre este curso de agua en una sociedad ávida de aventuras como la europea que, hacia el siglo XVIII, veía cómo muchas de las fronteras hasta entonces consideradas ignotas y desconocidas se iban perfilando. Los confines del globo iban perdiendo poco a poco su misterio y los exploradores y sociedades geográficas habían medido y puesto nombre a casi cualquier rincón de los cinco continentes. Un caprichoso curso de agua que, en ocasiones, cambia su dirección; que conecta dos de los ríos más caudalosos del planeta y que discurre por territorios impenetrables, resultaba demasiado sugerente como para no atraer la atención de los científicos de la época.
El geógrafo Charles-Marie de La Condamine intuyó su existencia, por otro lado conocida perfectamente por las comunidades indígenas de la región, y realizó en 1743 una infructuosa expedición para localizarlo. No fue hasta 1799, cuando Alexander von Humboldt y Alexander Bonpland constataron la veracidad de las fuentes que mencionaban el extraño fenómeno de la comunicación fluvial y lo registraron cartográficamente. De la expedición nació la que sería la obra má emblemática de Humboldt "Del Orinoco al Amazonas: Viaje por las regiones equinocciales del Nuevo Continente".

Localización del Casiquiare.

Mapa del Casiquiare realizado con los datos de Humboldt.

4 comentarios:

  1. A este rio le pasa lo mismo que a nuestros políticos tan pronto van "pallá" como vienen "pacá".

    ResponderEliminar
  2. Con una diferencia fundamental: El Casiquiare cambia de dirección debido al escasísimo desnivel y nuestros políticos se comportan como se comportan, entre otras cosas, por su escasísimo nivel.

    ResponderEliminar
  3. Más que interesante vuestra página de Humboldt. Todo un alarde de pasión por el tema, de divulgación y de nivel en este tiempo de tantísima mediocridad y ruindad intelectual por esos rincones de internet y por este maldito lugar de kilómetro premonitorio (666). Te animo a que continúes por ese sendero que no se bifurca de la búsqueda del conocimiento, de la búsqueda de uno mismo, -que visto lo visto, es lo único que nos queda-.
    Es una especie de ARCADIA, lo vuestro, lo que se busca y se persigue. Quédate con esta palabra. Arcadia (antigua provincia de los clásicos griegos), que se fue convirtiendo a partir de los poetas renacentistas como ese lugar imaginario, en donde habitaban los pastores en comunión con la naturaleza, como buenos salvajes.

    Saludos desde la intemperie.
    Fernando C.

    ResponderEliminar
  4. Una interesante herramienta pedagogica y de acceso facil a la cultura general:

    Un articulo de enorme interes, es este que han publicado sobre el canal rio Casiquiare, figurense que ya en dos oportunidades he mencionado sobre esta via natural que une los dos grandes rios Amazonas-Negro y el Orinoco, se trata de lecturas con las que trabajo elementos de comprension de textos, dentro de las clases particulares que de la lengua española comparto aqui en Paris.
    Es una materia que causa mucha curiosidad e interes en mis avidos lectores, vamos les animo a continuar con estas publicaciones que sin duda, como en mi caso particular, son de una gran ayuda pedagogica y de cultura general.
    Gracias y Buena tarde.
    Joseph Amin Moustapha
    profesor de lenguas
    Paris

    ResponderEliminar