"Cuando un naturalista se enamora de la naturaleza, ya nunca tendrá suficiente"

Sir David Attenborough

jueves, 1 de abril de 2010

"El espíritu del Árbol Fresno"



Hace poco, en el Charcón de La Lamia, bajo las ramas serenas del Fresno, tuvo lugar la cita anual del Equinocio de Primavera; hasta Maese Raposo -"El Forajido-" estuvo presente aquella noche de magia y estrellas, a pesar de la persecución que sufría durante esos días por unos filibusteros desalmados. Cuando se puso el Sol, acudieron al lugar las faunas y otros seres mágicos de naturaleza desconocida. Pero Tomás no acudió a la cita, las comadrejas preguntaron por él, y las náyades contestaron, que de vez en cuando....y fugazmente, se dejaba ver por las fuentes y manantiales...y que también, había sido visto "merodeando silencioso por entre la ramas emplumadas de los tarayes."Pero siempre......a última hora, cuando las garzas del Ardila, retornan una vez más a sus dormideros fatigadas de la calurosa y extenuante jornada.
!No se sabe dónde está.!









1 comentario:

  1. ¿Tomás? ¿Tomás Luna? ¿"Vale, colega"? Reaparecerá, fugazmente...

    ResponderEliminar