"Cuando un naturalista se enamora de la naturaleza, ya nunca tendrá suficiente"

Sir David Attenborough

martes, 1 de junio de 2010

LA FOTOSÍNTESIS (Tercer milagro)


De entre todos los fenómenos biológicos, la fotosíntesis constituye el pilar fundamental sobre el que se sustenta la vida en la Tierra. Pero no siempre fue así. Hasta la aparición de los primeros organismos fotosintéticos, la vida se desarrollaba de forma bastante inadvertida e insulsa, constituida por microorganismos considerablemente elementales y poco evolucionados para los que el oxígeno era un gas tóxico. Hasta hace unos 3.500 millones de años, lcuando la evolución dotó a algunos seres de la capacidad de obtener energía del medio a través de un proceso hasta entonces desconocido e incomparablemente más eficiente que los anteriores. Y entonces todo cambió. Las ventajas evolutivas que supuso la aparición de la fotosíntesis son evidentes si tenemos en cuenta que, a partir de ese momento, comenzó la verdadera revolución de la vida en la Tierra: A medida que el planeta se iba tiñendo de verde, los organismos comenzaron a evolucionar aceleradamente y a diversificarse de forma explosiva, pudiéndose afirmar que aquel punto de inflexión supuso el definitivo triunfo de las formas biológicas. Pero la influencia de tan trascendental fenómeno no se limitó a los seres vivos, sino que llegó a cambiar radicalmente la apariencia y características de nuestro planeta. Los organismos fotosintéticos, principalmente las algas, comenzaron paulatinamente a inundar de oxígeno aquella atmósfera primitiva, con lo que el resto de seres vivos tuvo que adaptarse a esa nueva circunstancia. A su vez, el resultado fueron metabolismos aún más eficaces a la hora de obtener y procesar energía, pues en los procesos en los que interviene el oxígeno se puede obtener más energía que en los anaerobios. Y ello, a su vez, desencadenó la aparición de formas de vida más complejas y activas.
Pero ¿En qué radica el éxito de la fotosíntesis? Se trata de un proceso sumamente complejo pero que se puede resumir en una mágica y simple ecuación:

Agua + Dióxido de Carbono + Luz solar = Glucosa + Oxígeno

Mediante la fotosíntesis, las plantas y las algas capturan la energía del sol y la transforman en moléculas orgánicas, glúcidos principalmente. Estas moléculas forman los tejidos de los organismos fotosintéticos y son el combustible para todos los demás habitantes de la Tierra. El milagro comienza cuando la luz solar es captada gracias a los pigmentos vegetales y cuando los cloroplastos, auténticos laboratorios en miniatura, trasforman la energía lumínica en energía química. Ese es el milagroso principio de absolutamente todas las cadenas tróficas del planeta, el origen del ciclo del carbono y la base de lo vivo. Mediante una cadena de maravillosas reacciones, se transforma lo inerte, lo químico, la luz, el dióxido de carbono,… en vida.

Tras la explosión de verdes de la selva amazónica, un ejército infinito de cloroplastos transforman tres de los ingredientes más abundantes de su entorno - agua, luz solar y dióxido de carbono- en los ladrillos con los que está conformada la vida en el planeta.

2 comentarios:

  1. Respecto a la ecuación de la fotosíntesis, Punset dice: "Ésa fue la fórmula mágica que permitió que continuara la vida en la Tierra. Debieron de habérnosla enseñado, efectivamente, a todos en la escuela. Es posible concebir una vida en la que sólo se aprendiera eso. Es inconcebible una vida al margen de este conocimiento".

    ResponderEliminar