"Cuando un naturalista se enamora de la naturaleza, ya nunca tendrá suficiente"

Sir David Attenborough

viernes, 6 de agosto de 2010

Susurros en la Cañada del Madroño


Cuando apareció José el Zahinero con sus cabras retintas, encaramadas todas ellas en las fragosas y afiladas pizarras de la Cañada del Madroño, solo los campanillos con sus badajos, sonaban inmersos en un eco sordo en el profundo valle agostado por las altas temperaturas del estío. La cañada es uno de los últimos lugares de la Baja Extremadura, donde el paisaje todavía se conserva con cierto encanto bucólico, donde se funden la silueta del pastor entre las charnecas , el ulular del búho en el roquedo y el contraluz de la luna escondida tras el follaje de la encina centenaria.
Fue territorio de lobos, los últimos fueron abatidos allá por el año 1974, lo confirman así los nombres de las sierras que la jalonan, Matalobos, el Lobero......son algunos de los muchos topónimos que dejaron como impronta los pobladores que antaño habitaron entre pizarras y jarales en estas escarpadas riberas del río Ardila.
Pero este tramo del río se caracteriza por guardar con receloso encanto algo de magia ambiental. Fue paso de contrabandistas, de pastores, de hombres fugitivos como nuestros últimos lobos, que vadearon el Ardila por este lugar de ensueño en su huída de las leyes portuguesas y españolas. En esta soledad aparente, el río se confiesa de forma eterna y sincera, haciendo testigos de su singladura a nutrias y garduñas........ a garzas y oropéndolas.......a espinos y acebuches, y como no, a la grácil libélula escarlata que se mece con la serena brisa de la mañana.

A José el cabrero.
Publicado por Seicoya

7 comentarios:

  1. Juan Pedro Viñuelalunes, 09 agosto, 2010

    ¡Qué daño ha hecho el neomarxismo! La aventura del materialismo en los bosques ibéricos. Bravo Manolo.

    ResponderEliminar
  2. Juan Domingo de la Cruzmartes, 10 agosto, 2010

    No entiendo la relación del neomarxismo (sea esto lo que Dios quiera que sea) con la entrada del blog.
    ¿"aventura del materialismo"?
    ¿Quizá hablamos de la desesperanza de nuestra sociedad y la alegoría con el desvanecerse de las especies autóctonas?
    No sé, creo que es precisa una explicación.

    ResponderEliminar
  3. Juan Pedro Viñuelamiércoles, 11 agosto, 2010

    Se trata de eso, Juan Domingo, tu lo has dicho: sobre todo de la angustia que nos impide perdurar en tanto animales sin alma, por la banalidad.
    Lo dijo Popper y lo confirma la experiencia, piénsalo: "Matalobos", eso es lo que perdura.

    ResponderEliminar
  4. Juan Domingo de la Cruzmiércoles, 11 agosto, 2010

    Sigo sin comprenderte, Juan Pedro.
    ¿Te parece negativo el peso de la corriente neomarxista?... y... ¿Qué papel juega en la consevrvación de las especies?...¿o en el trasfondo del entorno tan bien descrito en el texto que comentas?
    En todo caso es muy grato poder mentener esta discusión en base a un texto tan ricamente fundamentado.
    Sácame de las tinieblas.

    ResponderEliminar
  5. Una pequeña aclaración, Juan Pedro: Esta estupenda entrada, aunque abajo ponga "publicada por Manolo García" es obra de Luismi - compañero, amigo y maestro- quien firma como Seicoya al final del texto. Debido a mi cibertorpeza, no sé sacar su texto desde mi ordenador sin que aparezca por defecto "publicado por Manolo García", aunque no sea así. Al César lo que es del César.
    Y muchas gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Juan Domingo de la Cruzviernes, 13 agosto, 2010

    No entiendo quien y para qué ha querido suplantar mi identidad, pero quiero dejar claro que los comentarios de arriba no corresponden a mi persona. Es más, ni siquiera estoy de acuerdo con los mismos.
    Por otra parte, enhorabuena por el blog, que sigo y aprecio desde hace mucho.

    ResponderEliminar
  7. Juan Pedro Viñuelaviernes, 13 agosto, 2010

    Pues no sé qué sentido pueda tener suplantar la identidad de alguien a quien sólo conocen sus allegados en un blog que sólo leemos un pequeño y elitista círculo de intelectuales. Es como si yo no fuese yo, y por el no ser llegase a ser, ya que siendo no soy lo que querría ser, y sólo siendo sin ser, soy.

    ResponderEliminar