"Cuando un naturalista se enamora de la naturaleza, ya nunca tendrá suficiente"

Sir David Attenborough

miércoles, 22 de diciembre de 2010

El animal más extraño del planeta




Aquello que descubrieron Peter Funch y Reinhardt Mobjerg de la Universidad de Copenhague en 1995 no se parecía absolutamente a nada hasta ahora conocido. Hoy, 15 años después, tan desconcertante criatura sigue desafiando la capacidad de asombro de biólogos y no biólogos. Se trata de un animal tan sumamente extraño que tuvieron que crear un Filo para ubicarlo taxonómicamente.






Fotografía del Symbion con microscipio de barrido




Para entender realmente la magnitud de este hecho, recordemos que Filo (del latín Phylum) es la categoría taxonómica que se encuentra entre Reino y Clase que es la categoría superior de clasificación en el reino animal. Al de los Cordados, por ejemplo, pertenecemos los mamíferos, los peces, las aves, los anfibios y los reptiles. El plan de organización corporal general en el organismo de un colibrí, un tunicado, una ballena azul, una rana, un arenque, un caballo y un ser humano, viene a ser básicamente el mismo y la inmensa mayoría de los animales de planeta están incluidos en sólo nueve Filos. Desde la explosión biológica del Cámbrico han aparecido y evolucionado innumerables nuevas especies, pero no nuevos Filos (De hecho existen menos que entonces).





Especies en apariencia tan distintas como el ser humano y estos tunicados pertenecemos al mismo Filo, el de los cordados.




Teniendo en cuenta todo ello, podemos hacernos una idea de la importancia que tiene descubrir una nueva especie… que además pertenece a un Género nuevo, de una nueva Familia, de un nuevo Orden, de una nueva Clase y de un nuevo Filo. Pues bien, la criatura descubierta por los científicos daneses no encaja con ninguno de los Filos conocidos por lo que se hubo de crear uno exclusivamente para él (Cycliophora). El que la ciencia descubriese en el s. XXI un nuevo Filo conmocionó el mundo de la biología. El causante del revuelo es un increíble ser llamado Symbion Pandora, el que sin ninguna duda alguna es el animal más extraño del planeta. Su único hábitat ya es insólito: este animal tan sólo reside en los pelillos de la boca de langostas marinas noruegas a los que vive anclado mediante una especie de ventosa.





La Cigala noruega (Nephrops norvegicus), en concreto los pelillos que cubren sus piezas bucales, son el único hábitat del animal más extraño del planeta.






Mide menos de 0,5 mm., posee la forma de un tubo bulboso, no tiene sexo definido y se alimenta de los restos de alimento del crustáceo que le da hospedaje al que, por cierto, no causa ningún perjuicio. Mediante una corona de cilios que rodea su cabeza crea una corriente de agua que arrastra las partículas de alimento hacia el orificio que le sirve de boca y que se sitúa justo junto a su ano.




Esquema del Symbion pandora


Pero lo que realmente ha desconcertado a los científicos que se han dedicado a su estudio –además de las irresolubles cuestiones taxonómicas- es su extraordinariamente complejo y fascinante ciclo vital. Cada animal produce tres tipos de descendientes: Larvas “Pandora”, larvas “Prometeo” y larvas Hembra. Las larvas “Pandora” se desarrollan en forma de yemas que brotan y crecen sobre los individuos adultos asexuados, dando lugar a un ejemplar semejante a su antecesor, por lo que estamos en este caso ante un ejemplo típico de reproducción asexual. Habitualmente el Symbion se reproduce mediante este método, hasta que la cigala que les da cobijo empieza a mudar la piel y con ella, los pelillos de las piezas bucales. Entonces el Symbion adopta otro mecanismo reproductivo, pues los ejemplares fijados a la cutícula desechada del crustáceo no tienen oportunidad de moverse buscar otro hogar. La larvas hembra – y aquí comienza todo a complicarse- han permanecido hasta ahora en el interior del organismo de su progenitor a la espera de un macho que las fecunde. Las larvas “Prometeo” salen al exterior y, puesto que poseen movilidad, buscan a un adulto a cuyo exterior se fijan. A continuación generan en su interior dos ejemplares macho en miniatura - sin aparato digestivo y que no se alimentan en toda su vida- que pasan al organismo del adulto y fecundan a las hembras que permanecían en su interior. Estas hembras en realidad son las tías de los machos y aún no han nacido cuando son fecundadas. Ya fertilizadas, las hembras son expulsadas y se desplazan a la parte trasera de la boca de la langosta que le da cobijo, donde se aferran. Una vez allí, a la hembra ya no le es útil su cuerpo, por lo que este se transforma en un pequeño quiste inerte que alberga en su interior a un huevo fertilizado. De este huevo se desarrolla una larva que, cuando la cigala se desprende de su vieja cutícula, romperá el cascarón del quiste y nadará en busca de los pelillos bucales de otra langosta. Tras aferrarse a ellos, la larva da lugar a un nuevo individuo asexuado y el fascinante y complejo ciclo comienza de nuevo.




Todo cuanto rodea al Symbion es radicalmente nuevo y desconocido. Nadie sabe exactamente en qué lugar del árbol filogenético colocarlo ni cuando ni cómo apareció en la historia evolutiva. No se conoce ninguna especie, viva o extinta, que pudiese considerarse emparentada con él. Los estudios comparativos realizados sobre su sistema nervioso, en un intento de ubicarlo taxonómicamente junto a alguna especie conocida, no han hecho sino arrojar aún más incertidumbre al asunto. Sin embargo algunos estudios cuyos resultados se dieron a conocer a mediados de 2010 arrojan un poco de luz al enrevesado asunto. Los estudios se basan en la información del genoma mitocondrial nuclear de los entoproctos, otros minúsculos animales marinos. Al reconstruir la evolución de estas criaturas gracias a las secuencias de sus genomas, se ha descubierto que pudieran estar emparentados con el Symbion pudieron compartir algún antepasado común.


Esto entoproctos podrían ser los parientes perdidos del Symbion


Esto no resuelve las innumerables incógnitas que envuelven al pequeño inquilino de las langostas, al que los científicos consideran como el hallazgo zoológico de mayor relevancia del siglo XX. Y sin duda el descubrimiento de uno de los más extraordinarios animales que pueblan nuestro planeta.

5 comentarios:

  1. Pero no puede ser... esto es totalmente incestuoso y retorcido!!
    O sea, que este bicho copula con la hermana de su madre dentro del cuerpo de su abuela!

    ResponderEliminar
  2. miercole, y eso que los nuvas especies que descubren ahora son los insectos y los microscopicos pero esto realmente es muy sorprendente.

    ResponderEliminar
  3. Alucinante. Llevo años siguiéndole la pista intermitentemente a Symbion pandora y sigue pareciéndome alucinante. La verdad es que en biología abundan las cosas que me dejan boquiabierto, ojiplático y reflexionante. Cuando pienso en la cantidad de cosas que nos habremos cargado antes siquiera de entreverlas... Muchas gracias, Manolo (por cierto, "phylum" en español es "filo" desde hace mucho [etimológicamente descendiente del latín "phylum" y este del griego "φύλον", no del latín "filum" que nos ha dado el "filo" de cortar]).

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente alucinante, Nacho. Parece que la biología siempre nos depara algo mucho más alucinante aún que lo último que hizo que nos quedásemos boquiabiertos. Y este bicho ha quedado el listón muy alto. Muchas gracias a tí por tus enriquecedores comentarios. Y por la oportuna corrección respecto a los Phylum y los Filos (Ya lo he rectificado). Un saludo.

    ResponderEliminar