"Cuando un naturalista se enamora de la naturaleza, ya nunca tendrá suficiente"

Sir David Attenborough

Manzanas silvestres


"Casi todas las manzanas silvestres son hermosas. Nunca son demasiado deformes, ásperas o manchadas para contemplarlas. La más deformes tendrá algún rasgo que la redimirá a nuestros ojos. Descubriréis una rojez vespertina que salpica alguna protuberancia o alguna cavidad. Es raro que el verano deje ir una manzana sin imprimirle rayas o manchas en alguna parte de su esfera. Tendrá algunas máculas rojas para conmemorar las mañanas y atardeceres que ha presenciado; algunos borrones oscuros y mohosos en memoria de las nubes y de los días brumosos y húmedos que le han pasado por encima; y un espacioso campo verde que refleja el rostro general de la Naturaleza, verde como los campos; o una base amarilla, que significa un sabor más suave, amarilla como la cosecha, o rojiza como las colinas. Estas manzanas son indeciblemente bellas."


Hermoso texto del libro "Las Manzanas Silvestres" de Henry David Thoreau (1817-1862) impregnado, como toda su obra, de un profundo amor a la naturaleza y de una gran capacidad para rendirse ante su belleza.

1 comentario: