"Cuando un naturalista se enamora de la naturaleza, ya nunca tendrá suficiente"

Sir David Attenborough

domingo, 25 de diciembre de 2011

Psicosis y estramonio



Estupidez y sensacionalismo. La amalgama de estos dos ingredientes en generosas dosis es suficiente para convertir a una planta, que ha crecido durante los últimos siglos en nuestro entorno más inmediato pasando prácticamente desapercibida, en poco menos que el enemigo público número uno.

martes, 13 de diciembre de 2011

La muerte del Abuelo


Durante siglos impuso su supremacía en el paisaje de aquella vallejada tributaria del Tiétar cercana a Monfragüe. A lo largo de todo este tiempo tuvo primaveras suficientes para convertirse en el rey de todos los alcornoques extremeños, con un monumental tronco de casi ocho metros de perímetro que sosportaban a siete majestuosas ramas que le daban forma de imponente candelabro. El Abuelo lo llamaban en la zona.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Olor a tierra mojada: El sagrado aroma del mundo.




De entre todos, el de la tierra mojada, el olor de las tormentas, es quizá el que a más personas, independientemente de su contexto cultural o geográfico, resulta agradable. Se trata de un olor reparador que nos hace sentir conectados con la ecosfera y que, con toda seguridad, ya resultaba gratificante para nuestros antepasados pre-humanos muchos millones de años atrás. Es una fragancia que despierta en nosotros antiguos resortes y que los nativos norteamericanos denominaban “el sagrado aroma del mundo”.