"Cuando un naturalista se enamora de la naturaleza, ya nunca tendrá suficiente"

Sir David Attenborough

domingo, 22 de enero de 2012

GÖRAN LUNDIN



En un invierno insólitamente seco, las dehesas extremeñas se debaten entre madrugadas de escarcha y tardes casi primaverales que endurecen el suelo y entumecen los pastos y siembras. Posiblemente ello empuje este año a las grullas a abandonar un poco antes sus zonas de invernada y, aunque aún queda tiempo para el momento de la partida, ya parecen mostrarse inquietas.